Noticias y Blog

La ley 1314 de 2009 obliga a las empresas colombianas a adaptar sus sistemas de información contable a las Normas Internacionales de Información Financiera – NIIF (conocidas por sus siglas en inglés como IFRS)[1].

La adopción de las NIIF implica una serie de beneficios para las empresas, ya que les permite presentar sus estados financieros en las mismas condiciones que sus competidores extranjeros, (lo que hace más fácil la comparación de la información financiera), así como promover los negocios internacionales, atraer inversiones directas de capital extranjero, acceder a fuentes internacionales de financiación crediticia, entre otras.

Entendiendo que la adopción de las NIIF implica un proceso dispendioso de apropiación tecnológica, el gobierno nacional ha definido unos plazos máximos de adopción de dichas normas según varios grupos de interés, agrupados conforme la pertinencia e importancia pública en cuanto a la apropiación de este nuevo estándar en sus mecanismos de administración contable. Desde 2013, ya se han comenzado a terminar los plazos máximos de adopción de las normas para varios grupos de interés y al cabo de 2014 ya todas las empresas colombianas deben haber implementado su contabilidad de conformidad con las NIIF.

Ahora bien, dentro de sus aportes, las NIIF involucran la posibilidad de incorporar en los reportes financieros la valoración de los activos intangibles, aspecto que si bien ya estaba incorporado en la norma contable colombiana, adquiere una mayor relevancia y reconocimiento de sus valoraciones económicas por parte de actores externos interesados gracias a la incorporación de estos estándares internacionales.

¿Qué es un activo intangible y por qué un empresario debería considerar valorar económicamente este tipo de activos e involucrarlos en su contabilidad?

Los activos intangibles son recursos identificables, de carácter no monetario y que carecen de apariencia física, los cuales son controlados por las compañías y que les permiten generar ingresos en la actualidad, o bien que pueden llegar a generarles ingresos económicos en el futuro.

Son ejemplos de la contabilización de activos intangibles, el cálculo de los recursos propios o de terceros utilizados en: la adquisición, desarrollo, mantenimiento o mejora de recursos intangibles tales como el conocimiento científico o tecnológico, el diseño e implementación de nuevos procesos o nuevos sistemas, las licencias o concesiones, la propiedad intelectual, los conocimientos comerciales o marcas (incluyendo denominaciones comerciales y derechos editoriales).

En esta amplia denominación también están comprendidos los programas informáticos, las patentes, los derechos de autor, las películas, las listas de clientes, los derechos por servicios hipotecarios, las licencias de pesca, las cuotas de importación, las franquicias, las relaciones comerciales con clientes o proveedores, la lealtad de los clientes, las cuotas de mercado y los derechos de comercialización; siempre y cuando cumplan con los criterios de la definición de activo intangible, esto es, identificabilidad, control sobre el recurso en cuestión y existencia de beneficios económicos futuros.

El valor ponderado de los activos intangibles en la valoración económica de la riqueza total de una organización, o de su capacidad para generar riqueza, se ve evidenciado en estudios realizados a través de los años a las empresas cotizantes de la bolsa de valores de Nueva York (que han hecho parte del índice compuesto Standard and Poor’s 500), por parte del Instituto Brookings de los Estados Unidos, en virtud del cual se observa que en un lapso de dos décadas, la participación de los activos intangibles dentro del valor global de las compañías pasó de un 38% en 1982 al orden del 90% en 2006.

Este cambio de percepción de valor se debe en gran medida al entendimiento que, en condiciones de competencia perfecta (tanto de orden tecnológico como de productividad y calidad), lo que diferencia a una empresa de otra en su capacidad de crear valor es su potencial para innovar capitalizando el valor de sus conocimientos tácitos, a través de procesos de gestión que conviertan dichos conocimientos en activos intangibles que efectivamente creen riqueza mediante acciones de transferencia tecnológica hacia procesos productivos, comerciales o embebidos en productos o servicios mejor valorados por el mercado de la demanda.

Así por ejemplo, cuando una empresa valor e incorpora en sus activos su propiedad intelectual (tales como sus diseños industriales, sus procedimientos, marcas y otros), su activo se incrementa y se ese desarrollo ha sido producto de actividades de investigación y desarrollo propias o en colaboración con universidades, centros de desarrollo tecnológico, firmas consultoras y otras empresas, se incrementa también su patrimonio y con éste su capacidad de apalancamiento financiero, productividad, atractividad para la inversión y capacidad de creación de valor.

Aunque el Plan Único de Cuentas (PUC) promulgado por los decretos 2649 y 2650 de 1993 como norma contable colombiana, ya involucraba desde entonces las partidas de los activos intangibles, difícilmente la valoración de éstos era reconocida por partes interesadas externas a la empresa tales como bancos comerciales o potenciales inversionistas externos, debido en gran medida a la falta de entendimiento entorno a su administración y potencialidades.

grafico_blog_jairo_30_de_julioHoy en día, gracias a la incorporación de los estándares internacionales contables, resurge la oportunidad de crear conciencia y cultura entorno al valor del conocimiento y su potencial en la creación de valor económico agregado en las empresas.

Esta oportunidad no debería ser desaprovechada por las organizaciones, pues ante las exigencias de la competitividad global y la velocidad de los movimientos de capitales, bienes y servicios involucrados en el comercio internacional, la gestión del conocimiento, la tecnología y la innovación son hoy en día la estrategia básica para la supervivencia, el sostenimiento y el desarrollo de las organizaciones.

¿Qué puede hacer CienTech por su empresa en materia de valoración de sus activos intangibles?

CienTech ofrece servicios de asistencia técnica experta en materia de valoración técnica y económica de tecnologías, así como acompañamiento y asesoría para el diseño y valoración de planes de negocios para la explotación económica de activos intangibles.
Servicio de valoración tecnica y económica de tecnologías

Descripción

Es el proceso de análisis y evaluación de los aspectos necesarios para realizar una valoración económica del paquete tecnológico o tecnología propuesta y la formulación de estrategias de explotación comercial y en especial en los ejes temáticos de:

  • Alistamiento comercial y económico de tecnologías.
  • Capital intelectual e intangibles.
  • Grado de exclusividad y análisis de la novedad.
  • Estado del manejo de la propiedad intelectual, el secreto industrial, la confidencialidad, la exclusividad en la explotación comercial y los acuerdos societarios previos.
  • Opciones de modelos de negocios.
  • Análisis de riesgos.
  • Análisis de mercados potenciales.
  • Análisis de las barreras de mercado existentes.
  • Análisis económico de alternativas de modelos de negocios.

Entregables

  • Coaching en alistamiento comercial y económico de tecnologías.
  • Análisis de la novedad.
  • Brief de la tecnología.
  • Identificación de mercados potenciales.
  • Validación del interés del mercado.
  • Elaboración del elevator pitch.
  • Valoración económica de modelos de negocios derivados de la tecnología.

Servicio de diseño y valoración de planes de negocios de base tecnológica

Descripción

Es el proceso de planeación estratégica y evaluación detallada de modelos de negocios conforme a la metodología internacional del BID – FOMIN y el Cuadro de Mando Integral de Indicadores Claves de Control de Desempeño alineados al plan estratégico; así como la elaboración de la cartera de perfiles de proyectos de inversión prioritaria a desarrollar, identificando sus respectivos marcos lógicos y presupuestos de inversión y operación. Incluye también la identificación de protocolos de valoración económica y la realización de simulaciones de valoración por enfoques metodológicos múltiples de conformidad con los protocolos de valoración sugeridos.

Entregables

  • Plan estratégico de negocios.
  • Cuadro de mando integral o Balanced Scorecard alineado al plan estratégico.
  • Perfiles de proyectos de inversión con marcos lógicos y presupuestos.
  • Protocolo de valoración económica.
  • Valoración económica.